Followers♥

Yes, I am.

Mi foto
Nací el 26 de marzo de 1996, estoy estudiando y llevó varios blogs, espero que os gusten. Iréis conociéndome por lo que escriba.

jueves, 31 de mayo de 2012

Tendencia a abandonarnos.

En este mundo de dos mentiras por cada verdad vivimos en una lucha continúa por la supervivencia, llegando a hacer grandes tonterías por conseguir algo, sin embargo dicen que si tiene que llegar, si te conviene, llegará. Forzar una situación, un acontecimiento lo único que hace es estropearlo, por la vida es algo natural, no es nada fingido, así que por mucho que lo intentemos no vamos a ser otros para conseguir nuestra meta, no vamos a hacer magia, simplemente pasará. 

Muchas veces creemos equivocarnos y que esta equivocación tenga una mala repercusión sobre nuestro futuro y realmente lo que ha pasado ha pasado por algo. No nos podemos ofuscar porque algo salga mal, ni llorar porque no hayas conseguido tu meta, ya que es algo que marcas tu, algo que en cualquier momento puedes cambiar. 

Problema común es el deseo, anhelo de lo que no está a nuestro alcance, que para conseguirlo tenemos que abandonar principios y valores personales, pero ¿el fin justifica los medios? Yo creo que no hemos de engañarnos, no hemos de renunciar a ser nosotros por nada.

Una soñadora vividora,
Laura Vendrell

domingo, 13 de mayo de 2012

Bichitos vs. humanos

Hasta los animalitos más pequeños saben sobrevivir a este mundo lleno de injusticias, mientras nosotros nos derrumbamos y lloramos ellos buscan solución y no se dejan ninguna cuestión por resolver. Es muy fácil darse por vencidos pero aquí, en el mundo en el que nos encontramos solo unos pocos podemos conseguir llegar hasta el final, pero si a menos de la mitad ya nos paramos a descansar nos adelantarán, perderemos ventaja y no podremos llegar a donde queríamos, porque no nos van a regalar nada, tenemos que conseguirlo nosotros. 

No esperes a que vengan a darte la mano, no esperes a que alguien luche por ti, porque somos seres muy egoistas y el que más o el que menos siempre mira por si mismo.


Fotógrafa: Antía SpongeBob

viernes, 4 de mayo de 2012

Ready or not.

Abres una carpeta, haces click en un vídeo y detrás de ese diez más. Son esas pequeñas cosas que hacen que de gracias por cada uno de mis errores que me han hecho vivir todos estos momentos, todas las veces que he dicho: "no puedo" y luego detrás de retos difíciles ha salido el Sol, mejor dicho han salido miles de sonrisas. Así pues te das cuenta que las cosas malas se hacen microscópicas tanto que al cabo del tiempo te giras a verlas y no puedes, porque han quedado en el olvido. 

Cuando sea mayor quiero ser...todos los malos y los buenos momentos, todas las canciones de invierno y verano, todas las tardes perdidas y mis películas preferidas, toda la lluvia que he visto caer y todas las sonrisas que he podido oír. Realmente damos una gran importancia a lo material, creemos que cuando pase el tiempo no se va desgastar y lo que podemos conservar para siempre lo infravaloramos.

Finalmente dejaré que pase lo que tenga que pasar y seguiré tomando decisiones a cara o cruz, creo que aun no estoy preparada para soportar esa responsabilidad. 

PD: Aquí os dejo una foto de mi último viaje.

Sed felices y  sonreír.
Una soñadora vividora

martes, 28 de febrero de 2012

#28F

Es tan simple que no lo vemos porque buscamos lo difícil. 

Nos parece que si encontramos la solución en cuestión de segundos estamos equivocándonos, buscamos explicaciones que no tienen nada que ver cuando a primera vista acertamos en responder. Tenemos miedo a la valoración externa, a lo que piensen y me incluyo en ese grupo, dado que todo lo que estoy diciendo es basado, en parte, en mi comportamiento. Pero es entonces cuando tendríamos que pensar en que no vivimos, opinamos o reímos para los demás, para que nos alaben, sino que lo hacemos por y para nosotros. 

Somos libres, es decir, paralelos unos a otros y todos juntos formamos uno. No tenemos el porque de aparentar ser nada que no somos, no debemos nada a nadie, porque estamos donde estamos por ser quienes somos. Hemos de aceptar la realidad, aceptar los pensamientos y formar los nuestros, propios.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Un pequeño grito

No se puede expresar con palabras exactamente lo que ahora mismo estoy pensando, no puedo decir como me siento ahora mismo, ni siquiera se que debería hacer ahora. Es un sentimiento muy extraño, es como cuando estás en medio de la nada y solo tienes un billete en mano, pero cerca de allí no pasa ningún tren, es como aquel que intenta decidir sobre cuál será su destino de vacaciones, pero con la diferencia de que yo me tendría que quedar para siempre. Es difícil pensar que los recuerdos se han quedado , como su nombre indica, en solo eso, en un pasado no muy lejano, pero que parece prehistórico. Suelo hablar de recuerdos, de momentos inmemorables, pero es que realmente digo lo que pienso sobre ellos, que suele ser siempre lo mismo, pero que generalmente crea en mi una nostalgia, unas ganas enormes por llorar por el pasado. Esto no significa que no me guste mi futuro, pero es un grito de socorro, un pequeño grito que no se si quiero que alguien llegue a oír. 

No cambiaría nada de pasado, tampoco de mi presente, pero me gustaría tener unas ideas más claras de futuro.

Quién soñara despierto..

Coincidencias que pueden cambiar todo tu día, coincidencias que te dan una sola oportunidad y que solo son eso. Coincidencias que intentas forzar, pero tu esfuerzo no sirve para nada, porque si no tiene que pasar no pasa. Son esos pequeños detalles que sueñas, que piensas y deseas tantas y tantas veces, que incluso planes, pero que la vida solo te regala una vez o dos como mucho en la vida. Son esos instantes que recuerdas para siempre, que al largo del tiempo se van quedando en el pasado y ya no importan, pero que cuando lo recuerdas aún sigues sonriendo de esa manera tan inocente. 


Son únicos esos momentos que dejamos atrás. Desearíamos parar el tiempo, alargar el momento, pero es imposible. Es triste y a la vez alegre, triste porque solo ocurre una vez, pero alegre porque ha ocurrido. 




Definitivamente, tienen magia. 

domingo, 22 de enero de 2012

Sota la bandera de la llibertat.

Creemos tenerlo todo en la palma de la mano, cerrado el puño para que nada se escape pero de repente notamos como se va cayendo a pedacitos pequeños, como crece de una manera descomunal, como dejamos de tener el poder sobre ello para ser ello quien nos controle a nosotros. Poco a poco ves como la esperanza de mantener la meno cerrada es menos, te das cuenta que o lanzas un grito o no va a haber manera de pararlo.  Pero para cuando vas a actuar tu otra mano también está llena de recuerdos, preocupaciones, que crecen al mismo tiempo que lo haces tu; es entonces cuando te das cuenta que tienes las manos atadas, es entonces cuando solo te queda la voz. Decir lo que piensas, hacer pequeños los problemas, hacer saber que sigues ahí aunque no lo parezca y que por mucho que aceptes tu vida también tienes voz y voto. 

Haz saber que estás ahí y sobre todo intenta ir con las manos vacías.





PD: Y si se acaba el mundo, que te pille sonriendo.

lunes, 9 de enero de 2012

No nos parará.

Creíamos ser eternos, durar hasta que el Sol fundiera el hielo, hasta que la noche se apoderara del día y hasta que el viento llevara los restos de un continente al otro extremo del mundo, pero no puede ser así. Podemos guardar una imagen hasta la eternidad, solo el recuerdo nos mantiene vivos, pero nada es para siempre, ya que siempre es una palabra que define un tiempo demasiado indeterminado y nosotros tenemos fecha de caducidad. Me atrevería a decir que morimos incluso estando vivos, que llega un momento en que acaba nuestro siempre, porque la vida tiene sentido mientras tengamos una meta, un sueño. Vivimos por algo, por alguien, tras conseguir algo buscamos otro sueño al que ansiar, pero cuando nuestras fuerzas anulan nuestro estado de ánimo es entonces cuando morimos, porque alguien no está vivo si su vida no tiene sentido.

Ansiamos ser eternos, pero ser eternos con salud, con amor, poder congelar el tiempo; pero no nos damos cuenta que lo verdaderamente importante está pasando ante nuestros ojos, que mientras pensamos en el futuro el presente se nos escapa, convirtiéndose en pasado y todas esas voces se convierten en la banda sonora de millones de recuerdos, de millones de silencios.